El país de los cuatro sótanos

0

Primero de una serie de cuatro artículos en los que el autor analiza minuciosamente la crisis fiscal puertoriqueña. La metáfora del sótano ilustra los turbios manejos, las componendas y complicidades en torno al problema de la deuda de la isla

El país de  cuatro sótanos[1]

Sobre la crisis fiscal y económica de Puerto Rico[2]
Ricardo Cobián Figeroux

“Hay un elemento fundamental de corazón, la gente se siente invisible”

José Antonio Vargas Vidot

Estos son los primeros capítulos sobre un país en quiebra. La triste historia de unos personajes que la hundieron impunemente. Los protagonistas colectivos de esta penosa saga son en orden aleatorio de aparición: las Corporaciones Públicas; Los Bonistas; El Departamento de Hacienda; los Gobernadores; Las Casas Acreditadoras; El Banco Gubernamental de Fomento; La Oficina de Gerencia y Presupuesto y Los Municipios. Actores alegóricos, responsables todos del desastre fiscal del gobierno. Pero, no por alegóricos signifique que no tienen caras, nombres y apellidos conocidos.  Los otros personajes que habitan esta narración son Chaco, mi interlocutor silente; Juan del Pueblo; el Clan de los Siete Samuráis de la Junta y sus Socios y Allegados. El examen de los hechos que informa la trama de este drama novelado, están contenidos en el archivo bibliográfico que se acompaña y, aunque haya diferencias de cálculo y  valoración entre los autores que lo describen (incluyéndome), no afectan la verdad de la representación que aquí se hace del siniestro hundimiento, ni  de los temas centrales que ilustran  la bancarrota fiscal y económica de Puerto Rico. Dicho esto, comencemos con nuestra crónica de un gobierno moribundo.

[1] El título de este trabajo no pretende establecer un diálogo con el ensayo “El país de cuatro pisos” de José Luis González, ni seguir su estructura, solo canibalizar la metáfora de los pisos, pero invertida a modo de oscura alegoría que ha tenido a distintos niveles la crisis fiscal y económica del país. La metáfora del sótano ilustra pues los turbios manejos, las componendas y complicidades en torno al problema de la deuda fiscal de Puerto Rico. La ordenación en cuatro partes de este ensayo de ideas es fluida por lo que tampoco procura establecer una relación literal con cada “sótano”.

[2] Dada la complejidad técnica de este asunto y la profusión de datos, he optado por una introducción con estilo más libre, coloquial y narrativo.  Alejado hasta cierto punto de  la llamada objetividad periodística o académica, lo  que no significa en absoluto el valor documental de una y la otra, en especial del periodismo investigativo como fuente primaria, razón principal de este trabajo.

Share.

About Author